Mann, Thomas

Mann, Thomas (Lübeck, 1875–Zúrich, 1955)

Novelista y ensayista alemán. De 1893 a 1933 vivió en Múnich y, posteriormente, en Roma junto a su hermano Heinrich. Tras una estancia de varios años en Suiza, en 1938 se exilió a California, si bien regresó a Suiza en 1952. En este país se desarrolla una de sus novelas de mayor éxito, Der Zauberberg (1924). Su fina ironía para describir y abordar los problemas sociales es perceptible en muchas de sus obras. También abordó la influencia de las manifestaciones artísticas sobre el hombre, aspecto que aparece, por ejemplo, en Tonio Kröger (1903) o en Der Tod in Venedig (1912). En 1929 le fue concedido el premio Nobel de Literatura.

Una de las primeras traducciones de Mann fue La muerte en Venecia por José Pérez Bances (M., Sáenz Hermanos, 1920), cuya fortuna editorial ha dado como resultado multitud de ediciones, bien en solitario o bien acompañadas de otras obras del autor y varias nuevas traducciones. Además de la citada, hay que mencionar la realizada por Martín Rivas, publicada junto a Las tablas de la Ley, traducida por Raúl Schiaffino (B., Círculo de Lectores, 1968; numerosas reed., la última en 1992 por Plaza & Janés); la de Ferenc Oliver Brachfeld (B., Destino, 1982) y la de J. José del Solar, junto con Mario y el mago por Nicanor Ancochea (B., Edhasa, 1984; reed. en múltiples ocasiones, la última en 2018 en la ed. Edelvives). La traslación de obras de Mann al castellano cuenta, en realidad, con pocos traductores especializados, de manera que cada uno de los mencionados aborda varias de las obras del autor. Así, Tonio Kröger, Anhelo de felicidad y El payaso (B., Lara, 1945) y Sangre de Welsas (B., Plaza & Janés, 1983) los tradujo por primera vez F. Oliver Brachfeld; Edgar Pedro Bruck fue el primero que dio Tristán en castellano (B., Náusica, 1946); Francesc Payarols fue el primero que vertió Señor y perro (B., Lauro, 1946), aunque luego apareció una nueva versión a cargo de R. Crespo y Crespo (B., G. P., 1964), y Los Buddenbrooks (M., Aguilar, 1956); esta obra, una de las de mayor éxito de Mann, se publicó por primera vez junto con la traducción que Juana Moreno de Sosa hizo de Alteza real (Aguilar, 1950) y en 2008 ha sido nuevamente traducida por Isabel García Adánez (Círculo de Lectores). Esta última ha traducido también Tonio Kröger (M., De Conatus, 2018).

En cuanto a La montaña mágica, la versión de Mario Verdaguer, de 1934 (B., Apolo), ha sido reimpresa en numerosas ocasiones por varias editoriales hasta 2003 (B., Edhasa); en 2005 esta misma editorial (y luego Círculo de Lectores) publicó la nueva traducción de Isabel García Adánez. Varios son los traductores que han abordado las Confesiones del aventurero Felix Krull: Anny Dell’Erba (B., Planeta, 1957), Luis Alberto Bixio (Edhasa, 1979), Bruno Álvarez Bauer (M., Torre de Goyanes, 2007) e I. García Adánez (Edhasa, 2009; reed. 2013). Luis Alberto Bixio es, asimismo, traductor de La engañada (Edhasa, 1955). La traducción de Doktor Faustus se debe a Eugenio Xammar (B., Círculo de Lectores, 1964; luego en otras editoriales) y también a la de J. Ferrán y Mayoral (Plaza & Janés, 1982). Los orígenes del doctor Faustus: la novela de una novela ha sido traducido por Carmen Gauger (M., Alianza, 1988) y Esther Cruz Santaella (M., Dioptrías, 2015). Andrés Sánchez Pascual afronta tanto Relato de mi vida, seguido de El último año de mi padre, de Erika Mann (Alianza, 1969, con varias reed.), como Schopenhauer, Nietzsche, Freud (B., Bruguera, 1984; reed. en 2000 por Alianza). A Francisco Ayala se debe Las cabezas trocadas (1986) y Carlota en Weimar (1992), así como los Cuentos completos (2010), las tres versiones aparecidas en Edhasa. La citada obra Carlota en Weimar también cuenta con la traducción de R. Coll Robert (Plaza & Janés, 1975). El relato Desorden y dolor precoz, en la versión de Rosa Sala, es de publicación relativamente reciente (B., Alba, 2011), y la traductora también ha abordado Hermano Hitler y otros escritos sobre la cuestión judía (B., Global Rhythm Press, 2007).

Las obras de Mann que no han gozado de tanto éxito editorial son los artículos, diarios y ensayos, tales como Travesía marítima con Don Quijote (M., Júcar, 1974; trad. de Antonio de Zubiaurre, y B., Ed. Riquer, 2005, trad. de Genoveva Dieterich); El artista y la sociedad (M., Guadarrama, 1975; trad. por M.ª José Sobejano); Consideraciones de un apolítico (B., Grijalbo, 1978; trad. de León Mamés; reed. en Capitán Swing Libros, 2011); Wagner y la música (Plaza & Janés, 1986; versión de Ana M.ª de la Fuente); Sobre mí mismo: la experiencia alemana (B., Paradigma, 1990, por la misma traductora y por Carlos Fortea en Edhasa, 2016); Diarios 1937–1939 (Plaza & Janés, 1987; trad. de Pedro Gálvez); Ensayos sobre música, teatro y literatura (Alba, 2002; trad. por G. Dieterich). Por último, puede mencionarse El elegido, cuya traslación, realizada por Anna Rosell, cuenta con varias ediciones entre 1987 y 2001 (Edhasa) y la tetralogía José y sus hermanos, de la que existe una primera traducción de José M.ª Souviron y Hernán del Solar (Guadarrama, 1977); otra posterior de Joan Parra, Diego Friera y M.ª José Díez (B., Edicions B, 2003) y una más reciente de Jorge Seca Gil (Edicions B, 2011).

 

Bibliografía

Carlos Fortea, «Francisco Ayala, traductor de Rilke y Mann» en VV. AA., Puente entre dos mundos: últimas ten­dencias en la investigación traductológica alemán–español, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2007, 140–146.

Isabel García Adánez, «Un gran clásico alemán en el mundo hispánico: La montaña mágica de Thomas Mann» en A. Freixa & J. G. López Guix (eds.), Actas del II Coloquio Internacional «Escrituras de la traducción hispánica», Bellaterra, Grupo de Investigación TRADIA 1611–Universitat Autònoma de Barcelona, 2011, 95–112.

Santiago López–Ríos & Arno Gimber, «Juana Moreno, traductora de Thomas Mann» en G. Beck–Busse, A. Gimber & S. López–Ríos (eds.), Señoritas en Berlín, Fräulein in Madrid, 1918–1939, Berlín, Hentrich & Hentrich, 2014, 93–105.

 

Pilar Martino