Rodolfo Gil Fernández

Gil Fernández, Rodolfo (Puente Genil, 1872–Valencia, 1938)

Profesor, periodista, político, poeta y traductor en lengua castellana. Fue director de la Escuela Central de Idiomas y autor de Córdoba contemporánea (1892–1896, 2 vols.), obra fundamental para entender la producción literaria de Córdoba desde 1859 hasta 1895.

Una parte de su actividad traductora está dedicada a la poesía lírica. El volumen Oro de ley (M., Imprenta Hijos de J. A. García, 1897) está formado por traducciones de poemas de Séneca, Ovidio y varios poetas arábigo–cordobeses. Por su parte, Mirtos (M., Imprenta Alemana, 1919), que se abre con una cita de Lamartine traducida al español, lo componen una serie de poemas originales más los apartados «Cantos eslavos (traducciones)», en el que no aparece el nombre de los poetas traducidos; «El numen oriental», dividido en «Poesías persas» (de Rudagui) y «Poesías árabes» (de Abderrahman I, Al-Hakam ben Hixem, Abdallah ben Mohamed, Abderrahman III, Abderrahman V, Muḥammad ibn ʿAbd Allāh al-Ashjai, Ibn Hazm, Abdul Melic, Tarhan Abdulhak Hamid y un anónimo); y «Floresta varia», donde traduce a los autores peninsulares Dinís, rey de Portugal, Pedro de Andrade Caminha, Barbosa du Bocage, Alberto Osório de Castro, anónimo catalán del siglo XVII, Frederic Soler, Jacinto Labaila, Rosalía de Castro y Francisco Pujol, a los franceses Jean Lahor (seudónimo de Henri Cazalis) y Frédéric Bataille, a los suecos Gustaf Fröding y Verner von Heidenstam, y al rumano Alexandru Macedonski. Los poetas de la sección «El numen oriental» aparecen acompañados de una nota a pie de página que profundiza en el poeta en cuestión; lo mismo se encuentra en relación a los suecos Fröding y Heidenstam, al rumano Macedonski  y al turco Abdulhak Hamid.

Por tanto, traduce (sin duda, en algún caso, por idioma interpuesto) del latín, del árabe, del persa, del portugués, del gallego, del catalán, del francés, del sueco y del rumano, a lo que hay que añadir la traducción del italiano con una finalidad formativa: enseñar la lengua italiana a hispanohablantes. En este sentido publicó, en la década de 1920, varias novelas en edición bilingüe, publicadas por Revista de Educación Familiar para la «Nueva colección de novelas bilingües» que sigue a la «Colección de novelas bilingües para aprender idiomas extranjeros sin profesor, sin gramática, sin diccionario». Estas son La bambola/La muñeca de Luigi Pirandello, Cuore di madre/Corazón de madre de Enrico Cavacchioli, Il giardino del Re/El jardín del Rey de Paola Carrara Lombroso, La forza d’un nome/La fuerza de un nombre de Ugo Ojetti, Nell’ora desolata/En la hora del hastío de Fausto Salvatori, Il professore di inglese/El profesor de inglés de Luigi Lucatelli, y Storie e leggende siciliane/Historias y leyendas sicilianas de Maurus (seudónimo de Luigi Natoli).

Su compromiso docente con el italiano continuó en obras como La Dolce lingua. Letture italiane per uso della scolaresca e degli studiosi (1928) y Un curso práctico de italiano (1928). Finalmente, más allá de la traducción para el aprendizaje del italiano, hay que mencionar que Gil adaptó a la escena española el drama La morte civile de Paolo Giacometti con el título La vida y la ley (1920).

 

Bibliografía

José María Palencia Cerezo, «Un retrato del humanista pontanés Rodolfo Gil por Julio Romero de Torres en el Museo de Bellas Artes de Córdoba» en VV. AA., Crónica de Córdoba y sus pueblos. XXVI, Córdoba, Diputación de Córdoba–Ilustre Asociación Provincial Cordobesa de Cronistas Oficiales, 2019, 247–254.

 

Emilio José Ocampos Palomar