Pumarega

Pumarega García, Ángel (Madrid, 1897?–¿?)

Tipógrafo y traductor en lengua castellana. Fue miembro de la Asociación General del Arte de Imprimir de la UGT de Madrid desde el 20 de abril de 1914, uno de los directivos de la Federación de Juventudes Socialistas y cofundador del Partido Comunista Español. Asistió en junio de 1921 al III Congreso de la Komintern, en Moscú, pero se apartó del PC y fundó en 1922 la Unión Cultural Proletaria y su periódico Comunismo. Tras unos meses en París, volvió en 1925 y reingresó en el PCE (SEIC); aunque condenado a prisión, no llegó a ser encarcelado. En 1927, junto con el crítico y artista Gabriel García Maroto y el librero y traductor Pedro Pellicena Camacho crearon Ediciones Biblos. Con Manuel Rodríguez Moreno coeditó la revista anarquista Los Refractarios, disuelta tras el primer número en septiembre de 1915. Fue corrector en la Revista de Occidente desde 1922 y se vinculó con su hermano Manuel a la segunda época de la revista El Estudiante en 1925. Subeditor de Mundo Obrero, colaboró asimismo en la revista gráfica Estampa durante 1933 y 1934 y, en 1934, redactó tanto artículos de corte social como literario para el diario Ahora.

Las obras traducidas por Pumarega provienen mayoritariamente del francés y del ruso, pero también vertió textos del inglés, del italiano y del alemán. Entre las novelas, todas ellas publicadas en Madrid, se hallan Alma dormida de Jeanne de Coulomb (Eva, s. a.), el primer volumen (titulado El presidio flotante) de los cuatro que comprende Las aventuras de Caro–Bibi de Gaston Leroux (Juan Pueyo, s. a.), La mancebía de Madame Orilof de Ivan Byarne (Biblos, 1927), La semana de Iuri N. Lebedinskii (Biblos, 1928); así como Griselda, te amo (Aguilar, s. a.), Ha muerto una cortesana… (Aguilar, s. a.) y La Madona de los coches–camas (Aguilar, 1925?), todas ellas de Maurice Dekobra, pseudónimo de Ernest–Maurice Tessier.

Varias de sus traducciones son de contenido filosófico: Breve y popular historia del cristianismo de Albert Houtin (Biblos, s. a.); Contrato social de Jean–Jacques Rousseau (M., Calpe, 1921), con Fernando de los Ríos; Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres, también de Rousseau (Calpe, 1923); El español Baltasar Gracián y Federico Nietzsche de André Rouveyre (Biblos, 1927), con dos apéndices de Victor Bouillier; y La evolución religiosa de la humanidad de Richard Kreglinger (Biblos, 1927).

No obstante, tradujo fundamentalmente textos políticos de inspiración comunista: A través de la unión de los Soviets de Maksim Gorki (M., Sáez Hermanos, 1932); La acumulación del capital según Rosa Luxemburgo de Lucien Laurat (M., Hoy, 1931); ¿Adónde va Inglaterra? Europa y América de Lev D. Trotski (Biblos, 1927); Las ciudades y los años de Konstantín Fedin (Biblos, 1927), con Norberto Guterman; Cómo asaltaron el poder los bolcheviques. Diez días que estremecieron al mundo de John Reed (Fénix, 1933); El fascismo en la vida italiana de Pietro Gorgolini, con prólogo de Benito Mussolini (J. Pueyo, 1923); Hacia una sociedad sin clases. El segundo plan quinquenal de los soviets (1933–1937) de A. Leontiev (Sáez Hermanos, s. a.); Introducción al materialismo dialéctico y al socialismo científico de K. Marx y F. Engels (M., Bolaños y Aguirre, 1932); Nueva York–Moscú de Ernst Toller (Hoy, 1931), con Marian Rawicz; Trud. Granja colectivo (La lucha por la colectivización agraria en la Unión Soviética) de P. Tatarova (Sáez, s. a.); El sabotaje del plan quinquenal de Nikolai V. Krylenko (M., Oriente, 1931); Stalin. Las seis condiciones para la victoria de Emil Ludwig (Sáez Hermanos, 1932).

Su experiencia en el campo de la traducción se inició en torno a los años 1920 y, a pesar de que la mayoría de sus trabajos aparecen durante la década siguiente, cuando su aventura política prácticamente ha finalizado, gran parte de su labor surge del compromiso ideológico contraído. Fueron numerosas las editoriales que publicaron sus traducciones y, como en algunos casos la trayectoria de estas empresas fue efímera, hubo obras que pasaron de una a otra (como ocurrió con Fénix, Biblos y Jasón). En ocasiones puntuales, realizó sus traslaciones en colaboración con otros intelectuales como F. de los Ríos, M. Rawicz, N. Guterman y su propio hermano Manuel, quien fue también un acreditado profesional.

Solo en dos ocasiones acompaña su trabajo de aparato crítico. En el texto que precede a la traducción de la obra de Rouveyre El español Baltasar Gracián y Federico Nietzsche, recoge en seis apartados las coincidencias de apreciación y valoración entre ambos autores. Para ello, cita diversos párrafos de los prólogos que Julio Cejador y Alfonso Reyes insertaron en sus respectivas ediciones de El Criticón (1913–1914) y Tratados (1918). Asimismo, señala que el estudio cuya versión tiene a cargo sistematiza ideas sobre Gracián hasta ese momento dispersas, e invita al lector a comprobar que el valor humano de su pensamiento sigue vigente en el primer cuarto del siglo XX. Por otra parte, en el preliminar de su traducción de la Introducción al materialismo dialéctico y al socialismo científico de Marx y Engels, titulado «“Materia” y “dialéctica” en el marxismo», se posiciona claramente a favor de ambos filósofos alemanes y denuesta a profesores españoles, como Ortega y Gasset o Unamuno, por sus críticas. Incluye once citas en alemán de Marx y Engels y dos en francés de Lenin y Stalin, que parafrasea, todo ello con el objeto de facilitar al lector la comprensión de la ideología marxista.

 

Bibliografía

Irene Aguilà Solana, «Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres de J.–J. Rousseau, en traducción de Ángel Pumarega (1923)» en F. Lafarga & L. Pegenaute (eds.), Cincuenta estudios de historia de la traducción, Berna, Peter Lang, 2011, 439–444.

Gustavo Bueno Sánchez, «Ediciones Biblos, 1927–1928», Portal Filosofía en español.

Gustavo Bueno Sánchez, «Ediciones Jasón 1928–1932», Portal Filosofía en español.

Fundación Pablo Iglesias, «Pumarega García, Ángel», Diccionario biográfico del Socialismo español.

Josep Mengual, «El trazo del impresor y editor Gabriel García Maroto», Negritas y cursivas. Libros e historia editorial (17 de febrero de 2017).

 

Irene Aguilà Solana