Benguerel, Xavier

Benguerel, Xavier (Barcelona, 1905–Barcelona, 1990)

Escritor y traductor en lengua catalana. Exiliado en Francia (1939) y en Chile (1940–1952) a raíz de la Guerra Civil, su aportación a la traducción en la literatura catalana ha sido fundamental. Fue durante su exilio chileno cuando inició de pleno derecho su actividad como traductor. A diferencia de otros escritores exiliados, que se dedicaron a la traducción por motivos económicos, tradujo lo que realmente le atraía, porque para él no podía haber traducción sin una identificación previa.

Sus traducciones en el exilio las publicó en las revistas Germanor (Santiago de Chile) y Catalunya (Buenos Aires), donde aparecieron entre los años 1940 y 1950 poemas de V. Hugo, P. Valéry, Alejandro Reyes, P. de Ronsard, Ch. Baudelaire, E. A. Poe o P. Éluard. La verdadera visualización de su obra se produjo a partir de los 70 en Cataluña, tras años de retorno del exilio. Como preludio editó los seis primeros libros de Faules de J. de La Fontaine (B., Alpha, 1969), que completó hasta los doce libros en 1984 (B., Edicions del Mall), en una edición bilingüe reeditada por Granica (1986). En 1974 publicó Relacions (B., Selecta), libro en el que incluyó poemas de La Fontaine, Poe, Valéry y Pablo Neruda. En 1979 dio Els altres (B., Planeta), con poemas de Baudelaire, S. Mallarmé, A. Rimbaud y Valéry.

Tras la publicación de El cementiri marí –con ediciones revisadas y corregidas de 1947 (B., El Pi de les Tres Branques), 1956, 1973, 1977 y 1984 (B., Empúries)–, editó de Valéry sus versiones de La jove parca (B., Edicions 62, 1980) y Narcís (Edicions del Mall, 1986). Otra obra cumbre fue Les flors del mal de Baudelaire, con ediciones revisadas y corregidas consecutivamente en 1985 y 1987 (Edicions del Mall), 1990 (B., Edhasa) y 1998 (B., Proa), las dos últimas en formato bilingüe. Sus versiones de Valéry y Baudelaire son, probablemente, las más representativas de su actividad traductora, junto con la de «El corb» de Poe. A este empezó a traducirlo como un ejercicio de aprendizaje de la lengua inglesa y a partir de 1944 volvió a él en distintas ocasiones, introduciendo enmiendas hasta llegar a conseguir la reproducción no solo de la rima general sino de las rimas internas del poema. En el ámbito de la traducción de textos narrativos, tan solo ofreció L’ingenu seductor de J. D. Salinger (B., Club Editor, 1965; reed. B., Grijalbo, 1982), con la ayuda de Josep Ferrater Mora.

Tradujo tres de sus obras al castellano: L’home dins el mirall (1950), Icària, Icària… (1974) y La família Rouquier (1978). Entendió la autotraducción igual que la traducción, por lo que las versiones de su propia obra las trabajó como si de una revisión o recreación se tratase. Su relación con la autotraducción es puramente funcional y le sirve de pretexto para introducir su obra en canales que la hacen más vendible; sirva de ejemplo que Icària, Icària… apareció simultáneamente en catalán y castellano y le supuso el premio Planeta (1974), y que la autotraducción de La familia Rouquier es al mismo tiempo la revisión de la obra para su publicación en una versión bilingüe bajo el título de Sempre és demà (1978).

En relación con la traducción poética, sostuvo la idea de que la traducción de un gran poema es imposible y que traducir es robar. a pesar de ello, propuso una manera propia de traducir poesía, que él llamó «teoría del urdidor» y que consiste en «discernir minuciosamente el tejido del poema, no adoptando una retórica uniforme sino buscando para cada poema la que poseyese las orgánicas propiedades de la piel, la que más se ajustase por la necesidad, por naturaleza, a su principio, a su esencia». Para Benguerel no sirve buscar la equivalencia exacta para cada palabra o frase, debe reproducirse todo el discurso, su estilo y cada una de sus peculiaridades, lo que representa prescindir de la traducción literal. Propugna que la traducción se pueda leer como si hubiera sido escrita propiamente en la lengua de llegada, una traducción «artística», ya que es así como se manifiesta la verdadera fidelidad al autor. Se mostró asimismo partidario de conservar en la traducción poética el verso, el ritmo y la rima. Su identificación con los grandes poetas que tradujo y su apasionada dedicación al oficio le supusieron un mejor conocimiento del idioma catalán, y ello le convirtió en mejor escritor. Como P. Valéry, consideraba que la obra literaria nunca se puede dar por terminada y que debe ser revisada y mejorada constantemente; principio que puso en práctica en el conjunto de su actividad creadora.

 

Bibliografía

Montserrat Bacardí, «Les “relacions” de Xavier Benguerel», Serra d’Or 439–440 (1996), 56–57.

Montserrat Bacardí, «Xavier Benguerel i Llobet» en M. Bacardí & P. Godayol (eds.), Diccionari de la traducció catalana, Vic, Eumo, 2011, 70–72.

Xavier Benguerel, Relacions. Xavier Benguerel es confessa de les seves relacions amb La Fontaine, Edgar Allan Poe, Paul Valéry, Pablo Neruda, Barcelona, Selecta, 1974.

Xavier Benguerel, «Introducció» en E. A. Poe, El corb i altres poemes. Filosofia de la composició, Barcelona, Edicions del Mall, 1982, 11–20.

Xavier Benguerel, «Antecedents» en J. D. Salinger, L’ingenu seductor, Barcelona, Grijalbo, 1982, 9–11.

Xavier Benguerel, «Prefaci de Xavier Benguerel» en J. de La Fontaine, Fables. Faules: tots dotze llibres, Barcelona, Edicions del Mall, 1984, 13–32.

Xavier Benguerel, «Pròleg» en P. Valéry, El cementiri marí i altres poemes, Barcelona, Empúries, 1984, 9–20.

Xavier Benguerel & Joan Oliver, Epistolari, Barcelona, Proa, 1999.

Maria Àngels Bosch, «Ara fa més de tres anys. Una conversa amb Xavier Benguerel», Serra d’Or 374 (1991), 17–19.

Lluís Busquets, «Josep Ferrater Mora, Joan Oliver and Xavier Benguerel in Chile», Catalan Writing 9 (1992), 67–82.

Lluís Busquets, Xavier Benguerel, la màscara i el mirall, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1995.

Antoni Comas, «La Fontaine en català» en A. Comas, Mirador. Estudis sobre literatura i historia als Països Catalans, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1985, 145–148.

Maria Dasca, «Les autotraduccions al castellà de la novel·lística de Xavier Benguerel», Quaderns. Revista de Traducció 22 (2015), 193–204.

Domènec Guansé, «Pròleg» en X. Benguerel, Relacions. Xavier Benguerel es confessa de les seves relacions amb La Fontaine, Edgar Allan Poe, Paul Valéry, Pablo Neruda, Barcelona, Selecta, 1974, 13–20.

Richard Mansell, «Totes òptimes, cap de perfecta: les traduccions catalanes de The Raven» en K. Faluba & I. Szijj (eds.), Actes del Catorzè Col·loqui Internacional de Llengua i Literatura Catalanes, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2010, III, 201–206.

Lourdes Mañé, «Entrevista a Xavier Benguerel (1905)», Cuadernos de Traducción e Interpretación 11/12 (1989–1991), 287–303.

Josep Maria Pàmies, «Els traductors i els seus problemes», Llibreria 110 (1985), 8–13.

Ramon Pinyol–Balasch, «Aniversari» en J. de La Fontaine, Fables. Faules: tots dotze llibres, Barcelona, Edicions del Mall, 1984, 9–11.

Joan Rendé, «Xavier Benguerel. Interview», Catalan Writing 3 (1989), 17–28.

Josep M. Ripoll, «El teixit contra la barbàrie. El corb i El cementiri marí per Xavier Benguerel», Quaderns. Revista de Traducció 16 (2009), 55–65.

Joan Tarrida, «L’última voluntat literària de Xavier Benguerel» en Ch. Baudelaire, Les flors del mal. Trad. de X. Benguerel, Barcelona, Proa, 1998, 9–10.

Mercè Tricàs, «Llegir, interpretar, traduir: la traducció de Les fleurs du mal de Baudelaire per Xavier Benguerel», Revista de Catalunya 15 (1988), 138–143.

 

Josep Miquel Ramis