Arragel 1422

Mosé Arragel de Guadalajara: «Como en principio es de loar a Dios» (1422)

Biblia (Antiguo Testamento) traducida del hebreo al castellano por Rabí Mosé Arragel de Gudalfajara (1422–1433?) y publicada por el Duque de Berwick y de Alba. Ed. de Antonio Paz y Melia (Madrid, Imprenta Artística, 1920–1922), 1–15.

Fuente: Nora Catelli & Marietta Gargatagli, El tabaco que fumaba Plinio. Escenas de la traducción en España y América: relatos, leyes y reflexiones sobre los otros, Barcelona, Ediciones del Serbal, 1998, 72–76 y 77–78.

 

Capitulo II. Por quantas vias diuisan los trasladadores de vna lengua en otra, e como se causo auer muchos sesos en la ley e como pueden estar

[72] Aqui conuiene de notar, muy alto señor, que toda lengua de nasçion equiuocas partes tiene, e sobre todas la ebrayca, e difinicion o interpretaçion de equiuocaçion tanto dezir quiere como vna parte en la oraçion que se toma o entiende por muchas intenciones; e, señor, non ssyn causa la prophetal lengua diuinal a la tu santa ley en muchos logares la apropio plata, en otros oro, en otros saphir; mas a fin de grande fin plata o oro, por cuanto en pastela esta, aquella pasta potençial esta, e es jarra, vaso, escudilla, copa por ssola virtut de la potençia, e quiere en parte semejar a la difiniçion que puso el philosopho en el mouimiento; pero jarra fecho, fasta aquella figura perder, otra non cobra, que la vna figura o forma en la materia faze fuyr las otras; e tal es la ley, asy en su trasladaçion e rromance como en sus glosas, que sufre infinidas intençiones, e por ella dixo el que mas sabio que todos los omnes fue, en los ssus canticos, ¿qual es esta que sube del desyerto safumada de almisque e algalia e de todos poluos o espeçias de boticario?; que es la intençion que avn que en la botica del espeçiero, avn que al presente en ella huela almisque e algalia, sy mas ende esta anelando o oliendo quantas espeçias le otro menbrare odeiferas, tantas otorgara ende seer. Ssaphir que tantas vezes el en el fuego sea echado quantas vezes el pierde el primero color e cobra otro, del fuego sacado, en el su primero es tornado. E tal es la ley, que es botica o huerto; botica que mas olores nobles en ella sson o yeruas que los omnes sentir, cognosçer pueden, e esto asy causo a los maestros desta santa ley glosadores, dar en la ley de Dios ocho sesos e que cada vno diga verdat, los quales pornemos en fin deste capitulo; e bien por esto en muchos logares la ley de Dios es llamada seso, a entender bien dando que, bien assy como el seso comun por la perfecçion que en ssy ha e partiçipaçion con todos los sesos, e por en el seer todos e por ellos judgamos, e en efecto, en el ninguno non es que, partida aquella inpression, bueluesse en ssu estado; al tal es la ley de Dios; viene sobre vn oreginal o formales palabras vna [73] glosa; aquella yda, otra venida, el oreginal por muy costante e firme permanesçe. Ensienplo en las equiuocaciones: en el primero capitulo de Jeremias el ebrayco dize estas formales palabras en ebrayco: machel saqued auiroe: machel quiere dezir verga o palo; saqued quiere dezir o almendro o velador; el judio, segund el del capitulo proceso, fallo que deue romançar palo de almendro. Sant Jeronimo traslado palo velador; pues de nesçesario es que diuisando en la interpretaçion, que se diuise en la glosa; la qual diuision causo la equiuocaçion de las partes, segund desto, señor, mas lato e mejor te pueden enformar los muy honorables reuerendos el muy honrrado discreto varon el tu liçenciado famoso Gonçalo Rodrigez de Ayllon, e el honrrado…* bachiller, e el honrrado…* bachiller, e el muy discreto…* tu pariente e primo Johan Rramires, cauallero de la tu misma orden, pues continuan la tu casa e la tu persona sieruen. De guisa, muy alto señor, que sy la biblia los latinos rromançar ouiesen como fizo sant Jeronimo, ellos oy castellanos por ssy, e los de la vna lengua tomasen en vna oraçion o parte romançe de la vna equiuocaçion, verdat diria en quanto al sofrimiento de la oraçion o parte, e possybile seria yerrar en la intençion e verna otro e tomara otra equiuocaçion mas cerca de la intençion del ponedor del capitulo o libro, e altal auiene en la arauiga lengua o latina; por ende, muy menguado es quien se pone a rromançar, non tan ssola mente biblia mas ssola vna epistola de Joan a Pedro non ninguno rromançar deue syn muy inprenssionado enformado ante non ser en la intençion del mesmo enbiador, como el prinçipio e medio e fin de la epistola responda en el rromançe. E la ley de Dios desta falta de las equiuocaçiones es en el especto del ylle, que resçibe todas las formas e ella fixa por seer en potençia, e manifiesto es que mas ayna e con rrazon viene la potençia en abto e que non por contra, que el infante se conuierte en varon o vino en vinagre, non de varon infante nin del vinagre vino. Auiene otro yerro en las trasladaçiones de las biblias segunt la falta o postura de los puntos ssobre las partes ebraycas; es de notar, que quanto oy se aprouecha e costunbra la lengua latina o castellana con letras vocales que dizen o, u, e, i, a, los judios esto costunbran facer con estos puntos en logar de cada letra. Ensienplo: por la o han en somo de la letra vn punto a tal . ; e por u han vn punto en medio de la letra; e por e han unos tres puntos assy ∵ ; e por i han vn punto atal yuso de la letra; e por a han unos puntos o rrasgo e punto atal ; pues de manifiesto es que yerrandose en estos puntos logar tenientes de letras vocales, que es yerrada toda la intençion. Enssienplo: el ebrayco dize: yna baderech coy, e quiere dezir: afligio en la via mi fuerça. Por non paresçer los puntos logar tenientes, entendio sant Jeronimo que en logar de yna dizia ana, e romanço: en la via mi fuerça respondio, e diuisso por la falta de los puntos logar tenientes, pues de nesçesario es, diuisando la trasladaçion, diuise la glosa. Conuiene terçero a los romançadores muy abtenticos seer en la lengua de donde passan e en la de donde passan, que, otra mente, non en perfecçion la su obra vernia. E por estas tres dubdas saluar sant Jeronimo, dessy grande nobleza. […]

[74] mostrando, en la su trasladaçion fizo tres cosas: vna en el su prohemio a la biblia dezir que en esta trasladaçion que se auenturaua a mucho; segunda, dexar muchas partes ebraycas syn ningund romançe, e después fizoles interpetaciones puestas por a, b, c; terçera, dixo en el su prohemio que sienpre en esta su trasladaçion deuian seer requeridos los sabios judios en las dubdas de su trasladaçion, que ellos eran los mas profundos en la lengua. Assy que concluyo que pues non valio las mis escusas, dubdando en infinido mayores peligros e miedos que sant Jeronimo, que por las sobre dichas causas en esta obra alguna duision se fallare de la jeronima trasladaçion, e ssola de ellas vna aprouo, e non de las tres sabemos. qual. E en Maydrit e en Cuellar de la nuestra Castilla, sson falladas dos en latin biblias muy mas conformes el ebrayco que la que oy es en la egleja vulgar, e en poder del muy reuerendo maestro Arias de Enzinas los mis ojos vieron el psalterio, tres vezes en latin cada psalmo e muy diuisos en el latin, e el vno dellos muy conforme al ebrayco. E avn fablando segund verdat, en toda la biblia jeronima avn que muy diuisa al ebrayco, especial mente yo fallo en el psalterio aquel que oy la egleja reza e en el Job tanta diuisyon que quasy non traslado paresçen, mas obra por ssy syn otra concordia en los mas.

Por ende, muy alto señor, la via por mi tomada en esta trasladaçion, mediante la diuinal graçia e del señor reuerendo maestro Arias e del reuerendo maestro Johan de Çamora, frayre de la orden de los predicadores, sy es en lo mas possyble concordar la jeronima trasladaçion con el ebrayco, como la sentencia sea vna, a las vezes partes ante poniendo, a las vezes posponiendo, como la glosa sea muy conforme. E do concordar non los pudiere, seguire sobre el ebrayco, syguiendo en el jeronimo mandado. Assy que merced pido a quantos esta trasladaçion e de glosa relaçion vieren, que se inclinen al bien judgar e a la buena intençion. E ssy algund bien en romançe e glosa en este libro fuere fallado, confiesso ser furtado, e cogido de las migajuelas de la grande ssala e mesa del dicho reuerendo angel de Dios, el tu primo de la inperial sangre e lynaje, maestro Arias. E las faltas, menguas, yerros, avn que non a ssabiendas, causolo assear ende la mi insufiçençia, la mi indignidat e poco saber, e demando de todos los esta obra veyentes, sabios, prudentes, que me otorguen las libertades del preuillejo de los que non yerran a ssabiendas; este mismo preuillejo demando el psalmista Dauid en el salmo al su formador e Dios creador ally do dixo: los yerros quien los entendera? de los ocultos me alinpia e faz innoçente, que Dios sabe que non es la mi intençion yerrar en la ley e fe de los christianos, nin menos en la judayca, la qual yo creo segund los dichos nuestros treze articulos, bien assi como los christianos creen los sus catorze. […]

 

Capitulo quinto. De la declaración de algunas partes latinas que se quedaron por rromançar

[77] Mi intençion en esta obra fue, beyendo oy la cristiana nasçion muy sabia e muy puros en la su castellana lengua, pero oy mas que en los antiguos tienpos, como ha auido multitud de sabios, la comun gente platicando con los sabios, han aprendido de la su sçiençia, e avn de la su latina lengua, a tanto es ya la sçiençia e lengua latina espandida en Castilla, que los caualleros e escuderos e çibdadanos han dexado el puro castellano, e con ello han mixto mucho latin, a tanto que el latin es conuertido en castellano. Digo tanto, que comun mente han muchas palabras latinas la gente en lograr de castellano; e esto asy a mi causo en el texto e glosa desta obra dexar muchas partes latinas por romançar, por en possession de manifiestas las yo tener; pero por quanto esta dicha manifestaçion non vernia a todos, e por ssola vna parte se pierde vna leyçion, e por una leyçion vn libro, mayor mente a los judios, por tanto acorde de les tornar romançar aquellas mismas partes o palabras que en esta obra quedaren en latin o en ebrayco, por que el judio non se espante del latin e lo bien entienda, nin menos el christiano de las ebraycas palabras, e entendidas las partes, cada vna destas nasçiones non saltara a non tomar lo que oyere, e pelear por se non entender; verby graçia: synoga, egleja, almagid o aljemih. Si al christiano oy dixesen otro: vayamos a la synagoga a fazer oraçion, non es dubda que diria que Dios non lo dexe entrar en la synoga, mas en la egleja; e sy al judio dixese otro: vayamos fazer oraçion en la egleja, diria que Dios nunca lo dexe entrar por las puertas de la egleja, mas de la synoga, e dirian que es ereje; e altal aueniria al moro al almagid, e interpetaçion de egleja e synoga e almagil quier dezir, segund verdat, ayuntamiento, que el de fieles es enadimento o glosa.

Iten uerbigracia, ssy oy vn judio oyese dezir a otro: assy yo muera en la fe catolica, por el otro judio ygnorar lo que quiere dezir la santa fe catolica, luego lo reputaria por non buen judio, que sy el sopiese que la santa fe catolica que quier dezir la santa fe conplida, auerlo ya por buen judio, e habumina este nonbre catolica por ssolo que lo oye dezir al cristiano por su misma ley, e con saber que catolica es perfecta o conplicada, dize el judio que aquella es la su ley musayca. E sy vn cristiano oy dixese: asy muera en la ley de Adonay, luego lo blasphemarian por ereje, e con que sepan que Adonay es Dios verdadero, auerlo han por buen omne, e aqui concasa bien el antiguo prouerbio: mal entender busca varaja; e con entender las partes e la lengua, es escusada toda habuminasçion e seran conformes. E para tales escandalos quitar e que cada vno venga en cognosçimiento de aquello que deue tomar segund su fe, que a mi fue nesçesario en la lengua inclinar al latin mas que al ebrayco; es me nesçesaria fazer tabla por letras de a. b. c., e la parte que el cristiano o el judio dubdare en su ley, bvsquelo en la tabla en la letra, e despues, segund fallare la interpetaçion, assy lo junte con los articulos de su fe e asy otorgue o niegue, e assy dexe o tome. E el quien ante de entender la interpetaçion de las partes con quien se quexa desechare, este atal sera como el çiego que la llana tierra dubda andar por miedo de folios e jamas non va do quiere, [78] o como la lechuza que se quexa con la mucha lux e quedase en tiniebra, e de nesçio reputa al otro por ereje; mas deue seer el quien en esta obra ystudiare, aguila cabdal, sus ojos fixos, non dubdosos, sienpre puestos en el rayo del ssol muy luziente verdadero Dios segund dixo Dauid: que contigo es la fuente de la vida e con la tu lux veremos lux.