López Mendoza 1450

Iñigo López de Mendoza: «A su fijo Don Pero Gonçalez, quando estava estudiando en Salamanca» (ca. 1450)

Iñigo López de Mendoza, Obras de Don Iñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, ahora por vez primera compiladas de los códices originales. Ed. de José Amador de los Ríos, Madrid, Imprenta de la calle de S. Vicente, 1852, 481–482

Fuente: Julio–César Santoyo, Teoría y crítica de la traducción: antología, Bellaterra, Universitat Autònoma de Barcelona, 1987, 38–39

 

[38] Algunos libros é oraçiones he resçebido, por un pariente é amigo mio, este otro dia, que nuevamente es venido de Italia, los quales asy por Leonardo de Areçio, como por Pedro Caudiño, milanés, d’aquel príncipe de los poetas Homero, é de la Historia Troyana, que él compuso, á la qual Iliade intituló, traduçidos del griego á la lengua latina, creo ser primero, segundo, terçero ó quarto, é parte del décimo libro. […] Agradable cosa será á mí ver obra de un tan alto varon é quassi soberano prínçipe de los poetas, mayormente de un litigio militar ó guerra, el mayor, é mas antiguo que se cree aver seydo en el mundo. É asy, ya sea que non vos fallescan trabajos de vuestros estudios, por consolaçion é utilidat mia é de otros, vos ruego mucho vos dispongades; é pues que ya el mayor puerto, é creo de mayores fragosidades, lo passaron aquellos dos prestantes varones, lo passedes vos el segundo, que es de la lengua latina al nuestro castellano idioma.

Bien sé yo agora que, segunt ya otras veçes con vos é con otros me ha acaesçido, diredes que la mayor parte ó quassi toda de la dulçura ó graçiosidat quedan é retienen en sí las palabras é vocablos latinos: lo qual, como quiera que lo yo non sepa, porque yo non lo aprehendí, verdaderamente creo que los libros asy de Sacra Scriptura, Testamento Viejo é Nuevo, primeramente fueron escriptos en hebráyco que en latín, é en latín que en otros lenguajes, en que oy se leen por todo el mundo, é doctrina, é enseñança á todas gentes; é despues muchas otras historias, gestas fabulosas é poemas. Ca difiçil cosa sería agora, que despues de asaz años é non menos trabajos, yo quisiesse ó me despusiesse á porfiar con la lengua latina. […] É pues non podemos aver aquello que queremos, queramos aquello que podemos. É si caresçemos de las formas, seamos contentos de las materias. Á ruego é instancia mia, primero que de otro alguno, se han vulgariçado en [39] este reyno algunos poemas, asy como la Eneyda de Virgilio, el libro mayor de las Transformaçiones de Ovidio, las Tragedias de Luçio Anio Séneca, é muchas otras cosas, en que yo me he deleytado fasta este tiempo é me deleyto, é son asy como un singular reposo á las vexaçiones é trabajos que el mundo continuamente trahe, mayormente en estos nuestros reynos. Asy que, açeptado por vos el tal cargo, prinçipalmente por la exçellençia de la materia é clara forma del poeta, é despues por el traduçidor, non dubdedes esta obra que todas las otras será á mí muy mas grata.