Sueca, Literatura

Sueca, Literatura

Aun cuando algunos personajes de la historia política y cultural de Suecia fueron conocidos en España en los primeros siglos de la época moderna (los casos más significativos, por razones muy distintas, son los de la reina Cristina, el científico Carl von Linné o Linneo y el teólogo y filósofo Emanuel Swedenborg), lo cierto es que hubo que esperar a finales del siglo XIX y principios del XX para que se produjera una presencia sostenida de literatos suecos. Es el caso de Verner von Heidenstam (1859–1940), premio Nobel de Literatura en 1916, que representó la recuperación de los ideales románticos frente al realismo dominante en las letras suecas. Ya en 1901 apareció en Barcelona (sin editor), una versión, que se declaraba directa del sueco, de Endimión, junto con Los carolinos, obra de Tomás Sorrarnom.

Con todo, el resto de su producción hubo de esperar bastantes años en aparecer: así, un volumen de Obras escogidas fue publicado por Aguilar (Madrid) en 1956, en su «Biblioteca Premios Nobel», con traducciones de Ovidio Fernández Graña, Javier Armada y José M.ª Díaz Castro de Endimión, Los paladines de Carlos XII, San Jorge y el dragón, La peregrinación de Santa Brígida, El bosque susurra y El tronco de los Folkunga. Y, más tarde, ha aparecido en edición suelta San Jorge y el dragón, en la versión del mencionado Fernández Graña (B., Orbis, 1983). La también premio Nobel (1909) Selma Lagerlöf, una de las más prominentes personalidades literarias de su país, tuvo también cierta acogida en España, en particular gracias a sus obras El maravilloso viaje de Nils Holgersson y La saga de Gösta Berlings, de la que se han hecho varias traducciones, tanto en castellano como en catalán. Con todo, el literato sueco de mayor presencia en España ha sido el novelista y dramaturgo August Strindberg, considerado el renovador del teatro sueco con dramas como La señorita Julia, El padre, El pelícano, Danza macabra y muchos más, que obtuvieron gran aceptación en España.

Dejando a un lado estos grandes nombres, la mayor parte de la literatura sueca traducida en España lo ha sido en la segunda mitad del siglo XX, normalmente de autores contemporáneos, aunque también de escritores de generaciones anteriores. Tal es el caso de la novela El doctor Glas de Hjalmar Söderberg (1869–1941), publicada en 1905 y considerada una de las obras cumbre de la narrativa sueca, traducida en 1968 por Gabriel Ferrater (B., Seix Barral); o del relato Barrabás de Pär F. Lagerkvist (1891–1974), premio Nobel de Literatura en 1951, popularizado por el cine y aparecido en castellano en 1965 (B., Emecé; sin nombre de traductor), y en catalán en 1984 (B., Proa; trad. por Núria Sales); al que siguieron otras obras conocidas del autor, como El verdugo y El enano (M., Alianza, 1971; trad. de Fausto de Tezanos). Gran notoriedad alcanzó asimismo el médico y novelista Axel Munthe (1857–1949), cuyo relato autobiográfico La historia de San Michele se tradujo a numerosos idiomas, entre ellos el castellano en una primera versión de Nanny Wachsmuth (B., Atenas, 1935; varias reed. hasta nuestros días en la editorial Juventud).

Una parte notable de las traducciones actuales está relacionada con la literatura infantil y juvenil, muy cultivada en Suecia a partir de los años 1930, que cuenta con autores de la proyección internacional de Astrid Lindgren (1907–2002), cuyos relatos, centrados en el personaje de Pippi Långstrump y muy difundidos gracias a la televisión, han conocido varias traducciones en España: Pippa Mediaslargas (1962) y Pippa se embarca (1963) por Blanca Ríos, Pippa en los mares del Sur por Eulalia Boada (1969), etc., todas publicadas por la editorial Juventud (Barcelona). La misma editorial ha publicado otros relatos de la misma autora en torno a otros personajes: Miguel el travieso (1978) y Nuevas aventuras de Miguel (1978) por Marina Escanilla, Mío, mi pequeño Mío por Herminia Dauer (1990), Los hermanos Corazón de León por Lucio Salas (1986). Otras versiones recientes son Historias de Navidad por Ivette Noguera (B., ING, 2010) y Pippi Calzaslargas. Todas las historias, que recoge traducciones ya publicadas de B. Ríos y E. Boada (B., Blackie Books, 2012).

También en la editorial Juventud han aparecido varias versiones en catalán, entre ellas las de Pippi Calcesllargues por Carmen Suqué (1981), Les noves aventures d’en Miquel de Lonneberga por Olga Fuentes (1978) y Els germans Cor de Lleó por Josep Albanell (1986). En euskera pueden leerse varias aventuras de Pippi, empezando por Pippi Kaltzaluze, versión de David Urbistondo (Donostia, Elkar, 1997); y en gallego, Os irmáns Corazón de León (Vigo, Xerais, 2002; trad. por Liliana Valado y Marta Dahlgren) y Pippi Mediaslongas (Pontevedra, Kalandraka, 2017; trad. de David A. Álvarez). Menos conocida a nivel internacional, aunque también muy presente en la edición española, es Maria Gripe (1923–2007), autora de relatos sobre las relaciones entre padres e hijos y la amistad entre jóvenes: Elvis Karlsson (M., Alfaguara, 1979; trad. de Leopoldo Rodríguez); El papá de noche (B., Juventud, 1984; versión de Mariano Orta), de la que hay también traducción catalana por C. Suqué (El papà de nit; B., Joventut, 1986); Un verano con Nina y Lars (B., Planeta, 1983; trad. de H. Dauer), El abrigo verde (M., SM, 1982; trad. de Pedro B. Gómez), con versión en gallego de Camiño Noia (Vigo, SM, 1990); El rey y la cabeza de turco (M., SM, 1984; trad. de Jesús Larriba), de la que hay asimismo versión gallega por Pedro Riobó (Vigo, SM, 1992), y varias más.

Otro ámbito de la producción literaria de Suecia que está presente en España es la novela policíaca, género que se ha desarrollado prodigiosamente en aquel país en la segunda mitad del siglo XX y que ha tenido amplia proyección en el extranjero. De entre los primeros autores en el tiempo destacan Maj Sjöwall (1935) y Peter Wahlöö (1926–1975), matrimonio en la vida real, que escribieron en colaboración un conjunto de novelas centradas en el detective Martin Beck, de gran influjo en toda la narrativa posterior, entre ellas: Muerte de un policía por Enrique de Obregón (B., Noguer, 1981), Asesino de policías por Antonio Samons (B., Bruguera, 1983), Asesinato en el Savoy y Los terroristas, ambas por Hans Möller (B., Versal, 1987), El hombre del balcón (B., RBA, 2008) por Martin Lexell y Manuel Abella, a quien se debe asimismo El policía que ríe (RBA, 2010). Varios títulos se han traducido también al catalán, entre ellos L’home del balcó (2009) y El policia que riu (2010), ambos en Columna y vertidos por Laia Font.

Más éxito internacional ha obtenido Henning Mankell (1948–2015), autor de una serie de novelas con el inspector Kurt Wallander como protagonista: Asesinos sin rostro y La falsa pista por Dea Marie Mansten y Amanda Monjonell (ambas en 2001), o Pisando los talones por Carmen Montes (2004), todas publicadas por Tusquets (Barcelona). En otras novelas, sin embargo, el registro es distinto, pues o bien se trata de historias con adolescentes como protagonistas: El perro que corría hacia una estrella solitaria y Las sombras crecen al atardecer, ambas publicadas por Siruela (Madrid) en 2000, traducidas, respectivamente por Francisco J. Úriz y Frida Sánchez Giménez; o de rememoración de su propio pasado: El chino (Tusquets, 2008; trad. de C. Montes). De varias de sus novelas existen asimismo versiones en catalán: publicadas por Tusquets se hallan El xinès (2008) por Ivette Miravitllas, El fill del vent (2009) por Carolina Moreno y Assassins sense rostre (2011) por Marta Casas; y en Columna El gos que corria cap a un estel (2007) por Francesc Miralles. Y en euskera puede leerse Aurpegirik gabeko hiltzaileak (Donostia, Erein, 2009), traducida por Juan Mari Mendizabal.

También debe mencionarse en este capítulo a Leif G. W. Persson (1945), reputado criminólogo, conocido, sobre todo, por su trilogía El declive del Estado del bienestar, que aparece como una crónica sociológica y política de Suecia, compuesta de las novelas Entre la promesa del verano y el frío del invierno (B., Grijalbo, 2004); Otro tiempo, otra vida (B., Alea, 2008) y En caída libre, como en un sueño (B., Alea, 2008), y traducidas, la primera por Mayte Giménez y Frida Sánchez, y las otras dos por M. Giménez y Pontus Sánchez. A estas obras, reeditadas en 2010 por Planeta (Booket), hay que añadir otras novelas publicadas por Grijalbo (Barcelona), como Quien mate al dragón (2013) , traducida por C. Montes, y El detective moribundo (2013), obra de Francisco Jiménez Pozuelo.

Uno de los éxitos más sonados fue el de Stieg Larsson (1954–2004), autor de una trilogía policíaca, Millennium, publicada póstumamente, que se ha convertido en un fenómeno de ventas a nivel mundial. En la versión castellana, publicada por Destino (Barcelona) en 2008 y 2009, intervinieron Martin Lexell y Juan J. Ortega; la traducción catalana (B., Columna, 2008 y 2009) se debe a Alexandre Gombau, Núria Vives, Albert Vilardell y Pau Joan Hernàndez. Ha habido reediciones de todas ellas en época más reciente, también en otros sellos (Círculo de Lectores en castellano y Labutxaca en catalán). Otros novelistas suecos de éxito en España son Lars Gustafsson (1936–2016), que cultiva una vena fantástica y de ciencia ficción en obras como El tercer enroque de Bernard Foy (B., Versal, 1988; trad. de Pilar Giralt), El extraño animal del norte (1992), y otra más personal e intimista en Muerte de un apicultor (1986) y El Sr. Gustafsson en persona (1988), traducidas por Jesús Pardo y publicadas por Muchnik (Barcelona) y Torgny Lindgren (1938–2017) con relatos como Betsabé (M., Anagrama, 1988; trad. de F. J. Úriz), En elogio de la verdad (Muchnik, 1994; trad. por Marina Torres) o El camino de la serpiente sobre la roca (Vitoria–Gasteiz, Bassarai, 2001; versión de F. J. Úriz): estas, y otras novelas, han sido reeditadas por Nórdica (Madrid).

Conviene señalar asimismo a Jan Guillou (1944), del cual ha aparecido la trilogía sobre el caballero templario Arn Magnusson, tanto al castellano como al catalán. En la primera lengua, publicados por Planeta de Barcelona, los volúmenes han recibido los títulos Del norte a Jerusalén (2002), El caballero templario (2003) y Regreso al norte (2003); en su traducción han intervenido D. M. Mansten y F. Sánchez Giménez para los tres volúmenes, junto con Mayte Giménez para el primero y Víctor Terol para el tercero. La versión catalana, debida a Lluís Solanes, se ha publicado con los títulos El camí de Jerusalem (2002), El cavaller del Temple (2003) y El retorn a casa (2003), y ha sido editada por La Campana (Barcelona). Se han traducido asimismo varias obras sobre las aventuras del espía Carl Hamilton: Coq Rouge, la historia de un espía sueco (M., Alianza, 1990; versión de Jesús Pardo), El espía del norte (B., Planeta, 2006; sin nombre del traductor), así como Madame Terror (Planeta, 2008; versión de C. Montes).

En los últimos años se han abierto camino en España varios novelistas suecos de éxito en su país, en ocasiones con sonados superventas, y en la mayoría de los casos en la línea del relato de detectives o investigación criminal, que se ha convertido en una característica de la novela escandinava. Es el caso de la novelista Mari Jungstedt (1962), de la que se han traducido en España no menos de doce títulos, tanto en castellano como en catalán. Por su parte, la pareja formada por Alexander Ahndoril (1966) y Alexandra Coelho (1967) ha publicado con el seudónimo Lars Kepler varios relatos de éxito, como El hipnotista (2010) en versión de María Sierra y Martin Lleonsi, El contrato (2011) y El hombre de arena (2014) por Mayte Giménez y Pontus Sánchez, las tres publicadas por Planeta (Barcelona), y más recientemente El cazador (B., Roja y Negra, 2018) en versión de Carlos del Valle. En catalán están disponibles varios títulos (todos publicados por Àmsterdam, de Barcelona), entre ellos L’hipnotitzador (2010) por Maria Rosich, El contracte (2011) por Gemma Fabrés y L’home de sorra (2014) por Marc Delgado. También en colaboración, Michael Hjorth (1963) y Hams Rosenfeldt (1964) han publicado varias novelas con el detective Sebastian Bergman como protagonista, varias de las cuales han aparecido en España, tanto en castellano (editadas por Planeta) como en catalán (por Columna).

En la misma línea temática se sitúa la obra de Camilla Läckberg (1974), prolífica novelista de quien se han traducido numerosos títulos, que han alcanzado varias ediciones: entre ellos pueden mencionarse en castellano (publicados en M., Maeva) La princesa de hielo (2007) y Los gritos del pasado, y más recientemente, La bruja (2018), todos traducidos por C. Montes; y en catalán (en B., Àmsterdam) La princesa de gel (2010) y Els crits del passat (2011) por Meritxell Pucurull y La bruixa (2018) por M. Delgado. De la también novelista Äsa Larsson (1966), creadora del personaje de la abogada Rebecka Martinsson, pueden leerse en castellano títulos como Aurora boreal (2010), Sangre derramada (2010), La senda oscura (2011), Cuando pase tu ira (2012) y Sacrificio a Mólek (2013), todos ellos publicados por Seix Barral (Barcelona) y traducidos por M. Giménez y P. Sánchez; los mismos existen también en catalán, editados por Columna (Barcelona): Aurora boreal (2010) y Sang vessada (2009) traducidos por Núria Vives; y El camí fosc (2011), Fins que passi la teva fúria (2012) y El sacrifici a Moloc (2013) por M. Delgado.

En otro registro, con tramas urdidas en torno a personajes peculiares, Jonas Jonasson (1961) consiguió enorme éxito en varios países europeos con El abuelo que saltó por la ventana y se largó (B., Salamandra, 2012) traducida al castellano por Sofía Pascual, a la que han seguido, en la misma editorial, La analfabeta que era un genio de los números (2014) por S. Pascual y El matón que soñaba con un lugar en el paraíso (2016) por Carlos del Valle. Lluís Solanes es el traductor al catalán de las citadas novelas: L’avi de 100 anys que es va escapar per la finestra (B., La Campana, 2012), L’analfabeta que va salvar un país (misma editorial, 2014) y L’assassí que va somiar amb un lloc al cel (B., Catedral, 2016).

La poesía sueca ha sido objeto de varias traducciones. Puede mencionarse en primer lugar al poeta modernista Harry Martinson (1904–1978), cantor de la naturaleza, de quien se ha publicado en castellano el volumen El camino de la libertad traducido por Ingalil Ekhoff (1976) y una Antología por F. J. Úriz (1975), ambos en Plaza & Janés (Barcelona), y más recientemente Entre luz y oscuridad, también por F. J. Úriz (M., Nórdica, 2009). Merece también ser mencionado Gunnar Ekelöf (1907–1968), considerado el primer poeta surrealista sueco, de quien Plaza & Janés publicó en 1981 una selección de Poemas, y Alianza (Madrid) en 1982 la trilogía Diwan, inspirada en la cultura bizantina, ambas traducidas por F. J. Úriz. Otros poetas traducidos son Tomas Tranströmer (1931–2015), premio Nobel de Literatura 2011, de acentos místicos, de quien pueden leerse en castellano varios volúmenes: Para vivos y muertos (M., Hiperión, 1992), obra de Roberto Mascaró, traductor asimismo de El cielo a medio hacer (2010), Deshielo a mediodía (2011), Visión de la memoria (2012) y El árbol y la nube (2012), publicados por Nórdica (Madrid).

También están presentes en la bibliografía española Erik Axel Karlfeldt (1864–1931), premio Nobel de Literatura 1931 (Flora y Pomona y otros poemas; B., Orbis, 1984, versión de J. Pardo); Artur Lundkvist (1906–1991) con Agadir (B., Seix Barral, 1974; trad. de F. J. Úriz), La imagen desnuda (B., Juan Pastor, 1987) o Viajes del sueño y la fantasía (B., Montesinos, 1989), ambos en versión de René Vázquez Díaz; Birgitta Trotzig con Confines de la palabra (J. Pastor, 1991) e Ingemar Leckius con La huella abrupta (J. Pastor, 1988), ambas por el mismo traductor.

Una fórmula utilizada por varias editoriales españolas ha sido la de la antología poética. En este sentido pueden citarse Soledades de seis poetas suecos, traducidas por Matica Goulard (M., Ínsula, 1960); La nueva poesía sueca, dispuesta por Justo Jorge Padrón (Plaza & Janés, 1972), o la Antología de la poesía sueca contemporánea seleccionada y traducida por F. J. Úriz (B., Libros de la Frontera, 1986), a quien se debe una nueva antología (Zaragoza, Libros del Innombrable, 2014): Hojas de una historia. Antología de poesía sueca del siglo XX. En la misma línea, cabe mencionar la Poesía sueca contemporánea (Tegueste, Baile del Sol, 2011), dispuesta y traducida por Herbert Abimorad, y Mujeres en el Norte: trece poetas suecas, antología del mencionado René Vázquez (M., Devenir, 2011).

En cuanto al teatro, la figura más destacada, tras Strindberg, es sin duda Per Olov Enquist (1934), de quien se han traducido Para Fedra (Libros del Innombrable, 2002) y La noche de las tríbadas (Nórdica, 2007; formando volumen con la Comedia onírica de Strindberg), ambas por F. J. Úriz, mientras que en catalán se encuentra Nit de tribades por Jesús Cabanes (B., Edicions 62, 1979). Enquist también se ha señalado como novelista: de su amplia producción en este género se han traducido al castellano, entre otras obras, El ángel caído (M., Ediciones de la Torre, 1998) por M. Lexell y Cristina Cerezo, y, por los mismos traductores, La visita del médico de cámara (2002) y El quinto invierno del magnetizador (2005), publicadas ambas por Destino (Barcelona), así como La montaña de las tres cuevas (M., Siruela, 2008) por Frida Sánchez, de la que también versión catalana por C. Moreno (La muntanya de les tres coves; B., Cruïlla, 2005). Algunos de estos títulos se han reeditado recientemente por Nórdica.

Y no conviene terminar sin hacer mención de dos autores célebres por actividades no estrictamente vinculadas con la literatura. Por un lado, el cineasta Ingmar Bergman (1918–2007), que estuvo muy presente en el mundo editorial español, sobre todo en los años 60 y 70, con los guiones de algunas de sus más aplaudidas creaciones cinematográficas: El séptimo sello (1965, por Julio C. Acerete), Fresas salvajes (1968, sin nombre de traductor), El huevo de la serpiente (1977, por Lena Langstrom), Cara a cara (1977, por Antonio G. Valiente), todos publicados por Aymá (Barcelona); así como Escenas de un matrimonio (Valencia, F. Torres, 1975; sin nombre de traductor) y Sonata de otoño (B., Bruguera, 1980; trad. de P. Giralt). Y, por el otro, el político Olof Palme (1927–1986), de quien se tradujeron varios ensayos de corte político y social, como La cuestión sueca (M., Cambio 16, 1977; versión de Carlos Roses), La experiencia sueca (B., Partit dels Socialistes de Catalunya, 1983; sin nombre de traductor) y El modelo sueco (Zaragoza, Los Libros del Día, 1987; varios traductores).

 

Bibliografía

Carlos Clavería, Estudios hispano–suecos, Granada, Universidad de Granada, 1954.

Francisco Elías de Tejada, Doce nudos culturales hispano–suecos, Salamanca, Asociación Hispano–Nórdica, 1950.

Juan Antonio Garrido Ardila, «Las literaturas escandinavas en España», Ínsula 837 (2016), 2–5.

Javier Sánchez Zapatero & Àlex Martín Escribà, «El crimen que vino del frío: la recepción del nordic noir en España», Ínsula 837 (2016), 39–42.

 

Francisco Lafarga